La colectora del oeste le dará un respiro al Limay

La colectora del oeste le dará un respiro al Limay

Tratará los líquidos cloacales de los barrios. Estará terminada en dos años. Gutiérrez recorrió la obra.

La obra de la Colectora Cloacal Oeste II, clave para sanear gran parte de los barrios en ese sector y el río Limay, avanza a paso firme. Ayer, el gobernador Omar Gutiérrez recorrió el sistema de conductos que recolectarán y transportarán los residuos cloacales del oeste hasta la planta Tronador.

El sistema estará conformado por 20 kilómetros de tuberías preparadas con capacidad para soportar la demanda actual y el crecimiento de la población por los próximo 40 años.

La obra demandó una inversión de más de 311 millones de pesos y tiene un plazo de ejecución de dos años. Los trabajos son financiados por el Ente Nacional de Obras Hídricas Sanitarias (Enohsa).

Luego del escándalo que se generó por la contaminación de los ríos, se echó luz sobre los distintos factores que ocasionaron el daño ambiental que derivó en la clausura del balneario Albino Cotro.

El Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS) denunció que existían numerosas conexiones clandestinas que arrojaban los desechos en las cañerías pluvioaluvionales que desembocan en el río y puso el ojo sobre el sector oeste de la ciudad.

La nueva colectora del oeste busca atender la demanda insatisfecha de esa población con dos conductos: uno de 12 kilómetros, que recolectará los residuos cloacales de norte a sur para almacenarlos en un pozo de rebombeo en Valentina Sur, y el otro de 8,5 kilómetros, que bombeará los líquidos hacia la planta de tratamiento Tronador para luego verterlos al Limay.

Gutiérrez se mostró contento por el desarrollo de los trabajos (el primer tramo tiene un avance del 10% y el segundo, del 5,2%) y resaltó la importancia que tendrá para los vecinos y el medioambiente.

“Va a beneficiar a más de 150 mil familias del oeste de la capital de forma directa. Es una obra subterránea de 20 kilómetros y medio de recolección y transporte de los líquidos cloacales hasta la planta Tronador, donde se los trata para su posterior vertido al río Limay”, detalló al respecto.

“Al igual que con la planta de tratamiento, que fue ampliada, es una obra que permite contener el crecimiento demográfico por los próximos 40 años”, concluyó.

DETALLES

A tener en cuenta

Ducto por gravedad. Es la primera etapa de la obra. Un caño colector en pendiente que recolecta los residuos. Se inició el 20 de septiembre de 2017 y lleva el 10% de avance.

Ducto por impulsión. Este tramo se inició el 16 de noviembre de 2017. Se construirá una estación de bombeo en Catan Lil y Puerto Deseado. De ese lugar conectará hasta la planta Tronador y al río Limay.

Comentá la nota