“Los clubes tienen una historia y hay que respetarla”

“Los clubes tienen una historia y hay que respetarla”

El DT de Estudiantes trazó un balance a un mes de su llegada al Club.

Es puntual y a las 12:15 ya está en el lugar indicado. Acaba de finalizar el entrenamiento de Estudiantes. Una ducha rápida y un look más casero: cambia botines por unas pantuflas. Saluda, abre una botella de agua y se recuesta en un sillón blanco. Gabriel Milito, el DT albirrojo, le abre las puertas de su búnker a este medio para brindarse en una charla futbolera, imprescindible para los hinchas y para empezar a explicar que en su manual hay otros capítulos más allá del que habla de la salida clara de la pelota desde el fondo.

-¿Qué balance podés hacer de tu primer mes en Estudiantes?

-Que tuvimos unas primeras semanas muy intensas por la doble competencia, los partidos, los viajes y los entrenamientos. Le dimos mucha importancia a todos los compromisos y eso potenció la atención. Las primeras sensaciones son muy buenas. Ser el entrenador de un equipo muy importante me pone feliz. Siento una enorme responsabilidad del cargo que ocupo porque no quiero fallarle a la gente que confió en mí. Los dirigentes hicieron una apuesta muy fuerte porque prácticamente no tenía experiencia como entrenador.

-Estudiantes arriesgó, es cierto, pero vos también. ¿Qué hubiese pasado si en tu primer partido el equipo quedaba afuera de la Copa?

-El fútbol es eso, desafíos permanentemente. Y los que aceptamos ser técnico sabemos los riesgos que se toman. Pero la verdad es que haber llegado a Estudiantes es una satisfacción, más que nada por cómo está el Club y por el plantel competitivo que tiene. Lo demostró en los últimos años y será obligación nuestra seguir por el mismo camino.

“No creo que nuestra idea se aleje mucho de Estudiantes en cuanto a la manera de competir. El esfuerzo, el sacrificio y el orden colectivo para recuperar la pelota y tener una opción de pase”

-¿Dudaste alguna vez de aceptar el ofrecimiento?

-No, porque sentía que éste era el momento para empezar a dirigir. Y de los equipos que uno miraba, Estudiantes y otro más tenían todo para ganar. Por eso no lo dudé.

-¿Qué encontraste?

-En todos los sentidos me encontré con un club muy serio que sabe para dónde quiere ir. Y con gente en distintas áreas con profesionalismo. Además, un presidente como Sebastián (Verón) hace las cosas más sencillas porque sabe de qué se trata esta historia.

-Desde tu llegada se debatió mucho sobre tu ideología futbolística. ¿Cómo creés que encajás en el gusto del hincha?

-Con el paso del tiempo el fútbol va cambiando. Es verdad que los clubes tienen un pasado y una historia que hay que respetarla y tenerla en cuenta. Pero han habido equipos y selecciones que consiguieron cosas de una manera y poco a poco fueron cambiando como el fútbol mismo. Un ejemplo, salvando las distancias, es Alemania en el último mundial. En definitiva no creo que nuestra idea se aleje mucho de Estudiantes en cuanto a la manera de competir, el esfuerzo, el sacrificio y el orden colectivo para recuperar la pelota, tener una opción de pase. Nuestro juego es ese y creo que nos vuelve más competitivos. En el fútbol se juegan dos partidos, uno con pelota y otro sin ella. En esos dos partidos tenemos que involucrarnos: los delanteros los primeros en defender y los defensores los primeros en atacar. Obviamente siempre que tengamos tiempo y espacio. En ese caso hay que evitar correr riesgos.

-El otro día Desábato dijo que no tienen que ser caprichosos y si toca revolear la pelota hay hacerlo. ¿Sos rígido en esa consigna?

-Por qué se la vamos a tirar si el rival está replegado, y por qué vamos a salir jugando si la presión es muy alta. Para cada una de las posibilidades nosotros tenemos alternativas. Construir el juego desde un primer pase es muy importante, sabiendo que si el rival nos presiona la segunda línea de pase tenemos la tercera. Eso intentamos inculcar, buscando la salida desde el fondo pero siempre y cuando el rival lo permita o bien generando nosotros los espacios en otro sector de la cancha. Eso nos va a permitir atacar mejor.

-El volante central ocupa un lugar fundamental en tu esquema...

-Dependiendo del rival, sí. No es lo mismo que el rival ataque con uno o dos delanteros. Pero en caso de hacerlo con dos tenemos que tener la amplitud con los centrales y el cinco tiene que hacer la función de tercer central, pero con la obligación de volver a ser número cinco después para no perder un futbolista en la mitad de la cancha.

-¿Te gusta jugar con enganche?

-La función de los dos volantes interiores es parecida a la del “8” y “10” del tradicional rombo. Nuestra diferencia es que nosotros ponemos dos por dentro pero más cerrados. Repartidos la función del enganche en dos jugadores.

-El hincha y la prensa necesitan ponerle un número a los esquemas y cuesta encontrárselo a éste Estudiantes...

-Contra Santa Fe y Rafaela, que jugaron con un enganche, un cinco y dos volantes, en nuestra acción defensiva nuestro cinco no daba el paso atrás. Se adelantaba un lateral, el que estuviese del lado de la pelota, mientras que el otro cerraba para terminar defendiendo con tres jugadores a los dos delanteros rivales. Ahora, si juegan con dos de contención, los laterales pasan al ataque y la función del tercer defensor la hace el cinco. Todo ese tipo de matices hacen que los esquemas no sean tan rígidos. Lo mismo pasa con las presiones, a veces terminamos 4-1-4-1 y otras 4-4-2. El fútbol es movimiento constante y en ese movimiento el esquema se desarma para armar otra cosa.

-El otro día dijiste que no te gusta tener dos 9 de área. ¿Lo pensás a la hora de presionar o atacar?

-Más que nada porque jugamos con dos extremos con vocación de ataque y así cubrimos todo el ancho de la cancha. Si pusiéramos otro nueve atacaríamos con cuatro. Sí me gusta jugar con un 9 y otro por detrás, algo que Diego Vera puede hacer. Y mantenemos los dos extremos y el control en la mitad de la cancha con tres hombres. En ese caso el vértice es él y dos contenciones, Damonte y Sánchez Miño. Habitualmente jugamos con un contención y dos interiores.

-Probablemente se vaya Guido Carrillo. ¿Pensás que pueden necesitar un reemplazante?

-Sabemos que no hay muchos jugadores con el nivel de Guido (Carrillo) que se destaquen. Por eso sabemos que está el riesgo que se vaya. Ya veremos, todavía son sólo comentarios y rumores.

-¿Tu ideal de funcionamiento son los 45 minutos iniciales contra Santa Fe?

-Sí, y me gustaría sostener los buenos momentos que tuvimos en otros partidos. Y darles continuidad. Todavía no alcanza para consolidar la idea.

-¿Tu idea es que todas las inferiores trabajen de la misma manera?

-No depende de mí, porque hay encargados de la planificación del fútbol. Pero sí, sería lo ideal. Mi paso por el Barcelona me lo hizo ver. No siempre se puede lograrlo en la Argentina, pero lo ideal es que se trabaje en conjunto sobre todo con las categorías mayores.

-Hay mucha expectativa puesta en la Quinta División. ¿Qué idea tenés con respecto a hacer debutar juveniles? ¿Sos de los que piensan que lo mejor es que se inicien jóvenes?

-No hay una receta. Pienso que los procesos no hay que acelerarlos pero tampoco detenerlos. Hay futbolistas que a pesar de ser jóvenes ya están para jugar. No todos los casos son iguales. Por eso nos vamos a apoyar mucho en el trabajo de Hermes Desio. En definitiva estamos todos dentro de un mismo club y el futuro de todos los clubes argentinos está en el trabajo de las divisiones inferiores.

-¿Te imaginás varias promociones para la segunda parte del año?

-No lo sé. Tenemos poco tiempo en el club y hasta ahora les dimos prioridad a varios jugadores que estaban en el plantel.

-¿Qué buscarás a partir de julio?

-Seguir mejorando.

Comentá la nota