El “mal clima” frustró el encuentro entre la Presidenta y Scioli en Chivilcoy

Sin referencias al gobernador, CFK presidió el acto desde la Rosada
Por Natalia Vaccarezza.

La expectativa que había ayer de un posible reencuentro entre la presidenta Cristina Fernández de Kirchner y el gobernador Daniel Scioli se diluyó pasado el mediodía. El clima político entre la Nación y la provincia hacía caer las posibilidades de que se concrete el cara a cara, justo el mismo día que los bonaerenses estatales convocaron a un paro por la decisión del ex motonauta de dividir el aguinaldo en cuatro cuotas. Pero la decisión de suspender la visita fue oficialmente anunciada como consecuencia del “mal clima”, pero meteorológico.

Pasadas la 16, se informó que la mandataria no viajaría a la localidad de Chivilcoy para inaugurar una fábrica de pastas, sino que realizaría cuatro videoconferencias desde el Salón de las Mujeres Argentinas del Bicentenario, en Balcarce 50.

La jefa de Estado había reiterado el martes pasado sus críticas al mandatario provincial al señalar que “no basta con poner la cara”, sino que “hay que poner la plata, porque con la cara sola no alcanza”. El conflicto entre Cristina y Scioli se desató hace diez días por el envío de fondos provinciales. La provincia pedía $2.800 millones para el pago de sueldos y aguinaldos, pero el Ejecutivo nacional envió $1.000 millones y el gobernador anunció que el pago de los aguinaldos se haría desdoblado en cuatro partes.

Ante esta disposición, los empleados públicos, docentes y judiciales resolvieron tomar medidas de fuerza, que se efectivizaron ayer y se repetirán mañana.

Finalmente, el encuentro no pudo ser. Según informaron desde la gobernación, Scioli estaba viajando hacia Chivilcoy cuando la Presidenta suspendió su viaje por razones climáticas, por lo que decidió retornar hacia La Plata.

Mientras, en Casa de Gobierno dispusieron de todo un operativo para que Cristina hiciera el lanzamiento de la segunda etapa de la planta de fabricación de pastas del Grupo Los Grobo –una inversión de $ 90 millones–, a través de una teleconferencia.

Antes, se comunicó con la cooperativa de trabajo Cristal en Avellaneda, que anunció un plan de inversión de $40 millones, donde sí estuvo presente el vicegobernador de Buenos Aires, Gabriel Mariotto. En segundo lugar, desde Abasto, en La Plata, inauguró la modernización de la planta de laminación de la firma Aluar con una inversión de 108 millones de pesos. Luego se contactó con la provincia de Entre Ríos, donde se reabrió un frigorífico que había cerrado en 2010.

Y por último, fue el turno de Chivilcoy. En diálogo con el intendente Aníbal Pittelli, la primera mandataria se disculpó de no estar presente en el lugar debido a que “el tiempo nos impidió viajar” y recordó que en esa localidad fue “el último viernes” que estuvo con su marido. “Quería ir porque ahí fue el último acto con él”, contó.

Con un auditorio colmado de militantes kirchneristas, Cristina cuestionó a los paraísos fiscales que “crean infiernos”, reiteró la fortaleza del modelo y anunció que el Banco Central de la República Argentina obligará a veinte bancos a otorgar préstamos para inversiones en la producción de bienes y servicios.

También destacó que es el Estado el que viene confiando en los empresarios, “porque los bancos privados, que también son empresarios, parece que no confían tanto”. Y llamó a seguir en el mismo camino de crecimiento económico “en medio de la tormenta, en medio del barco que se mueve para un lado… que te lo mueven, porque no lo movemos nosotros”. Asimismo, recordó los logros del Gobierno desde 2003, como el aumento a los jubilados y las recuperaciones de YPF y Aerolíneas Argentinas.

Luego, la Presidenta siguió con reuniones en su despacho, donde recibió a los directivos de la multinacional Syngenta, que anunciaron una inversión de $800 millones para aumentar la producción de semillas en el país.

Esta tarde, a las 16, la mandataria encabezará un acto en la dársena de Puerto Nuevo, en el puerto de Buenos Aires, donde anunciará obras energéticas y realizará un homenaje al desaparecido dirigente de Luz y Fuerza Oscar Smith.

Comentá la nota