Del cielo al infierno, el subibaja del comercio exterior en los dos años de Macri en el poder

Del cielo al infierno, el subibaja del comercio exterior en los dos años de Macri en el poder

El primer año fue diametralmente opuesto al segundo en materia de intercambio comercial. La relación con Brasil y la política exterior y macroeconómica definieron el rumbo de la balanza.

Cuando asumió Mauricio Macri en 2015, el año estaba prácticamente finalizado y el kirchnerismo dejó en herencia como cierre de ese año un déficit de 3008 millones de dólares en la balanza comercial.

En 2016, el panorama fue otro. El primer trimestre fue un periodo de acomodamiento para el Gobierno. En enero de ese año seguía el déficit, pero en febrero se dio la primera señal, aunque tibia, de recuperación. Marzo fue un mes de recaída pero ya desde abril el superávit comercial comenzó a notarse con claridad y se mantuvo durante el resto del año. Sin embargo, esto no estuvo relacionado a un aumento de las exportaciones sino a la caída abrupta de las importaciones.

El comercio exterior finalizó en 2016 con un superávit comercial de u$s 2128 millones explicado por una suba del 1,6% en los valores exportados, que cerraron en u$s 57.737 millones mientras que las importaciones descendieron 6,9% con u$s 55.610 millones.

Durante ese año las exportaciones de Productos Primarios crecieron 17,7% y las de MOA (manufacturas de origen agropecuario), 0,2%. En tanto, las ventas al exterior de Combustibles y energía y MOI (manufacturas de origen industrial) cayeron 11,5% y 6,6% respectivamente.

En la otra columna, las importaciones de Combustibles y lubricantes, Bienes intermedios, y Piezas y accesorios para bienes de capital cayeron en los doce meses de 2016 respecto de igual período del año anterior 30,7%, 14,4% y 10,8% respectivamente. Y aumentaron las de Vehículos automotores de pasajeros (33,5%), Bienes de consumo (9,1%) y Bienes de capital (2,2%).

Ciclos

Durante el primer año de gestión del macrismo, tanto las exportaciones como las importaciones se movieron con ritmos similares pero las ventas al exterior superaban las compras, permitiendo mantener el superávit.

Sin embargo, a fines de ese año las dos curvas se cruzaron. Así las exportaciones mostraron una fuerte baja y las importaciones comenzaron a crecer de manera sostenida. Y esto se nota en el déficit comercial que acumula el 2017 (datos acumulados hasta octubre-últimos disponibles) hasta el momento y la expectativa es que se mantenga durante los últimos meses de este año.

“Con diez meses consecutivos de deterioro de la balanza comercial, las importaciones siguen creciendo, tanto por cantidades como por precio a un ritmo acelerado, muy por encima del desempeño de las exportaciones, incluso si las noticias por el lado de las exportaciones no son todas negativas”, sostienen desde la consultora Abeceb.

El déficit acumulado hasta octubre de 2017 es de u$s 6115 millones y para todo el año desde la misma consultora esperan que alcance los u$s 8100 millones. ¿Cuál es la explicación? Básicamente, Brasil.

El rojo bilateral con Brasil se espera que se ubique entre los u$s 8000 millones y los u$s 9000 millones en 2017, con importaciones creciendo por encima de 30% y exportaciones solo 4,3%. En 2016 argentina cerró en déficit su intercambio comercial con el país vecino pero en esa oportunidad fue de u$s 3074 millones.

“Se alcanzará el mayor déficit comercial en términos nominales con nuestro principal socio comercial en lo que va del milenio. El récord previo se alcanzó en 2011 cuando el rojo ascendió a u$s 5800 millones”, remarcó Ecolatina en su último informe de balanza comercial.

¿Buenos vecinos?

Tanto en 2016 como en 2017, el déficit comercial con Brasil respecto al año inmediatamente anterior, creció con fuerza. En el primer año de Macri, el déficit comercial con ese país trepó 70% interanual: pasó de u$s 2500 millones en 2015 a u$s 4300 millones en 2016. Según explicaron de Ecolatina, “el deterioro del saldo observado en 2016 obedeció tanto a la caída de las exportaciones argentinas al principal socio del Mercosur (-12% interanual), como al avance de nuestras importaciones desde Brasil (+5% interanual)”.

En 2017, los números empeoraron y en los primeros once meses del año, el déficit del intercambio con Brasil alcanzó los u$s 7358 millones, trepando 83% con respecto al rojo registrado en el mismo período de 2016.

Fuente: Ecolatina

Las importaciones provenientes de Brasil durante los primeros 11 meses del año subieron 32% interanual en los primeros once meses de 2017, prácticamente al doble del ritmo de las importaciones totales de Argentina. “Parte de esta expansión se explica por el aumento de demanda de bienes durables (las importaciones totales de automóviles crecieron en los primeros diez meses del año 46% interanual y en particular las compras automotrices a Brasil se incrementaron 49,8% interanual) y por el fuerte aumento de las importaciones de bienes de capital (acumulan a octubre un alza 24,7% interanual mientras que los provenientes de Brasil treparon 41,3% interanual)” detallan desde Ecolatina.

Producción y exportación de automóviles ene-nov 2017Historia

Entender lo que sucede en los últimos dos años respecto a la balanza comercial sería ver una foto que terminan siendo algo arbitrario si no se tiene en cuenta el contexto. Repasar la balanza comercial a lo largo de los años es útil para terminar de dimensionar el presente y en qué condiciones se está.

La información de la Balanza Comercial Argentina comienza en 1910, con un pequeño saldo a favor de u$s 9,3 millones y comienza a tener dinámica significativa a partir de 1973. En los 108 años de historia comercial argentina, se encuentran 79 años superavitarios y 29 años con déficit comercial, incluido 2017, repasan e indican desde el Instituto Argentino de Análisis Fiscal.

“El comportamiento de la Balanza Comercial se ha vuelto llamativo en las últimas tres décadas. La década de los 90 acumula un déficit comercial total de u$s 10.437 millones, donde seis de los diez años fueron deficitarios. Es en este periodo en el que se observa el mayor rojo de la historia en 1994, constituido en u$s 5.751 millones”, apunta un informe de IARAF y agrega: “En el periodo 2002-2012 se observa la mayor entrada de divisas por intercambio comercial; los superávit de esos años equivalen a u$s 142.000 millones, ubicándose en 2009 el mayor superávit comercial argentino, de u$s 16.885 millones”.

Comentá la nota