Dos ex cadetes radicaron denuncias por abuso sexual en la escuela de policía

Finalmente, dos ex alumnas del Instituto de Seguridad Pública de la provincia (Isep) denunciaron ayer ante la Justicia haber sido víctimas de intentos de abuso sexual dentro del establecimiento...

Finalmente, dos ex alumnas del Instituto de Seguridad Pública de la provincia (Isep) denunciaron ayer ante la Justicia haber sido víctimas de intentos de abuso sexual dentro del establecimiento y un ex cadete varón lo hizo por haber sido "discriminado". También se conoció un tercer caso, presentado hace 20 días ante el Juzgado de Instrucción 4ª, por presunto acoso sexual (ver aparte).

Las denuncias fueron recibidas ayer al mediodía por el titular de la Unidad de Información y Atención a la Víctima, Guillermo Corbella, quien ya elevó la causa al Juzgado de Instrucción de la 11ª Nominación, a cargo de Hernán Postma, con intervención del fiscal Aníbal Vescovo.

Los hechos se conocieron cuando el padre de una de las chicas presuntamente abusadas, Miguel Angel Espinosa, decidió hacerlos públicos por "no haber recibido respuesta" de parte del vicegobernador Jorge Henn, a quien ya le había contado lo que pasaba en el Isep una semana antes.

Según denunció entonces ante La Capital, en la escuela de policía, de la que su hija había quedado afuera tras reprobar Derecho Penal, los acosos e intentos de abuso sexual eran frecuentes.

En ese momento no mencionó como una de las víctimas a su hija N. (de 21 años) sino que adjudicó esa situación a otras alumnas. Es más: dijo que a N. la habían aplazado por ser él miembro de la Asociación Profesional Policial (Apropol) y porque la chica practicaba artes marciales en esa misma entidad.

Sin embargo, ayer, en una concentración de padres de ex alumnos autoconvocados de la Escuela de Cadetes, antes de marchar a Tribunales, la chica reveló haber sido ella misma víctima de un intento de abuso por parte de un oficial de la escuela, quien le requirió —dijo— "que le hiciera un pete (sic, sexo oral) si quería aprobar las materias".

Su interpretación fue que, por negarse, utilizaron el aplazo "como excusa" para dejarla fuera de la institución.

Otra de sus compañeras, L. (de 23 años), también relató que fue víctima de "abuso o acoso" a fines del año pasado. "No puedo ni hablar por los nervios que tengo —se excusó—, pero lo que me pasó fue que un oficial me pedía y me pedía el teléfono para salir y yo no se lo daba, hasta que me empujó contra una pared y me quiso besar. Yo salí corriendo y después él me amenazó con que no dijera nada si no quería quedar afuera".

La chica aseguró no haber denunciado antes esa situación por temor: "Pensé que si quería seguir estudiando este año no podía decir nada". Como finalmente fue aplazada, ahora resolvió hablar.

Otro de los padres presentes en la concentración (junto a más alumnas que también resultaron reprobadas, pero no dijeron haber sido acosadas) aseguró que "a casi todas las chicas les proponen tener sexo acá". Espinosa fue más preciso: "A algunas las manotean de prepo o les quieren exigir sexo oral".

El hombre, sargento retirado, aseguró que "un montón de veces" trató de hablar personalmente con el director del establecimiento, Aniceto Morán. "Pero siempre me atendía el vicedirector o me mandaban a Santa Fe", dijo.

En la pequeña movilización frente a las puertas del Isep también se vieron referentes de los gremios (no legales) de la policía, Apropol y Adepol, que fueron a brindar apoyo a los padres autoconvocados.

"Les vinimos a dar respaldo porque nuestro lema es la defensa de los derechos de los policías, tanto de los que están en actividad como de los retirados y los cadetes", aseguró Víctor Ardila, de Apropol.

Lo cierto es que, con los relatos que recién ayer se encarnaron en primera persona, partieron luego a radicar sendas denuncias en Tribunales, a los que se sumó el caso de un varón, también ex cadete, quien hizo una presentación por discriminación.

Poco antes de la presentación, Vescovo había asegurado que sin denuncias de las presuntas víctimas no podría prosperar una causa penal, más allá de que prosiguiera la investigación administrativa. Pero una vez tomadas las denuncias, opinó el fiscal, "se agilizará todo el trámite".

Comentá la nota