El PS y la UCR buscan cómo mejora la relación tras el portazo de Chale

El día después de la renuncia del radical Sebastián Chale a la Secretaría de la Producción local encontró a radicales y socialistas tratando de confirmar la continuidad del Frente Progresista en el gobierno provincial.
El día después de la renuncia del radical Sebastián Chale a la Secretaría de la Producción local encontró a radicales y socialistas tratando de confirmar la continuidad del Frente Progresista en el gobierno provincial, aunque con una excepción: el concejal Jorge Boasso, quien cargó de nuevo contra la forma de hacer política del socialismo gobernante en la ciudad de Rosario.

En las últimas horas volvió a tener protagonismo en las declaraciones públicas Miguel Lifschitz, pieza clave para el triunfo del oficialismo en los comicios de julio de 2011. El ex intendente afirmó que la renuncia de Chale y los cuestionamientos que partieron desde un sector del radicalismo al funcionamiento del Frente Progresista Cívico y Social constituyen "un hecho muy puntual que no afecta en nada" la vida interna de ese espacio político.

"Este es un final que estaba anunciado desde la campaña electoral del año pasado. Se trata de un sector minoritario de la UCR que tomó la decisión de ser un opositor frontal al gobierno municipal y provincial. Trata de ponerle bombas y minas en forma permanente al camino de construcción del Frente Progresista. Este sector tiene a una figura conocida (por Boasso), pero que tiene poco que ver con el Frente, se ha puesto de manifiesto en esta situación", dijo el legislador.

Lifschitz contó que a Chale "le abrí las puertas del municipio no sólo por su condición de radical, sino porque considerábamos que era una persona idónea para su cargo. Nadie me exigió que abriéramos ese espacio en el gabinete. Pero así entendíamos la idea y voluntad de construir un gobierno de coalición. Pero eso requiere la voluntad de todas las partes".

Al ser consultado sobre si esta primera baja en el gabinete de Mónica Fein y las críticas que golpean al socialismo desde el sector que en Rosario lidera Boasso ponían en riesgo de vida al Frente Progresista, Lifschitz respondió: "No creo. El Frente en la provincia y en Rosario está fuerte. Hay una clara decisión en casi todos los integrantes de los dos partidos mayoritarios de fortalecer esta herramienta, que no es solamente electoral sino una alternativa de trabajo y construcción política, lo que nos permitió ser una alternativa al PJ en Santa Fe. La alianza no sólo fue exitosa en lo electoral sino que gobernó satisfactoriamente la provincia por más de cinco años".

El vicegobernador Jorge Henn, de pertenencia radical, opinó que trabajará para "limar asperezas" entre su partido y el socialismo.

"Los frentes son una construcción que requiere esfuerzos cotidianos. Pero una vez que un frente se plebiscita ante la sociedad uno debe tener claro que en realidad no nos pertenece sino a los ciudadanos que confiaron en ese proceso de transformación", planteó. Y mostró sus diferencias con Chale: "Esto no suma".

Al margen de posiciones contemporizadoras, Boasso recargó las críticas contra la coalición: "El Frente Progresista en Rosario es una UTE (Unión Transitoria de Empresas) exclusiva para las elecciones, en vez de construir una verdadera coalición política, al estilo uruguayo o chileno". Sostuvo que "la renuncia de Chale es un acto de dignidad política. No se atornilla al cargo y cuando se da cuenta de que no puede cumplir los objetivos y no tiene el apoyo necesario de la intendenta, da un paso al costado".

Boasso volvió a criticar el funcionamiento del Frente al sostener que "dentro del radicalismo hay distintas miradas a nivel provincial. La situación del Frente en Rosario no es la misma que en otras ciudades o comunas de Santa Fe".

Luego aventuró que "este debate se va a trasladar a nivel provincial, porque hay disconformidad de algunos dirigentes o legisladores. Chale pertenece a un grupo grande, el grupo Escarapela, que participó de las elecciones del año pasado dentro del mismo espacio que supo conseguir 120 mil votos".

Comentá la nota