El G6 busca consenso para aportar su agenda al diálogo convocado por el Gobierno

El G6 busca consenso para aportar su agenda al diálogo convocado por el Gobierno

Los empresarios festejaron el resultado electoral

Los empresarios de las entidades más poderosas del país que participan del Grupo de los Seis se entusiasmaron con el fortalecimiento político del Gobierno de Mauricio Macri luego del respaldo que recibió en las elecciones del domingo pasado, y se preparan para aportar su agenda al diálogo intersectorial que convocará para el lunes próximo el Ejecutivo nacional. Descartaron que sea una reedición de un “Pacto de La Moncloa” al señalar que no se trata de una crisis de estado sino un punto de referencia para “profundizar cambios institucionales de largo plazo”.

Acevedo: “No van a haber cambios drásticos en medidas económicas sino institucionales”

Compartir

El G6, integrado por la industria, el comercio, la construcción, el mundo de las finanzas, los bancos y el campo, buscará verse por primera vez en el año antes de la convocatoria que realizará Macri. El objetivo es poner sobre la mesa una supra agenda común al empresariado nacional para darle previsibilidad a los negocios en el país, sin altibajos que afecten cuestiones endógenas al mercado, “como la inestabilidad política que se vivió en un año más electoral que productivo”, según analizaron.

A priori, los seis presidentes de la UIA, CAC, Camarco, Adeba, SRA y Bolsa de Comercio tenían agendado un encuentro del G6 + B-20 para el jueves 2 de noviembre próximo, pero el diálogo intersectorial podría quitarle la modorra al poderoso cónclave y obligarlos a llenar de contenido su presencia del lunes próximo. “Si no aportamos nada, después no podemos vivir quejándonos de lo que falta”, alertó uno de los integrantes consultados por BAE Negocios.

En todo el arco empresario existe un claro “alivio” por el paso de las elecciones que dejó fortalecido al Gobierno. Sin embargo, algunos sectores aún esperan que Macri detalle la agenda ofi cial de reformas para poder “darle previsibilidad al país”. Esa definición surgió de uno de los grupos que participa del G6 pero sin formalizar la postura.

El presidente de la UIA, Miguel Acevedo; su par de la Construcción, Gustavo Weiss; el jefe de la Bolsa de Comercio, Adelmo Gabbi; y el secretario de la Cámara de Comercio y Servicios, Mario Grinman eligieron firmar el entusiasmo que generó en esos sectores la victoria oficialista en las urnas. La SRA y los bancos privados nacionales de Adeba prefirieron el perfil bajo y evitar las declaraciones.

Acevedo descartó que la convocatoria de Macri sea similar a un “Pacto de La Moncloa” al sostener que “hoy no hay crisis que resolver sino que se trata de una convocatoria que realiza un gobierno que salió fortalecido y que se prepara para hacer acuerdos”.

“Esperemos que los anuncios no sean tan generales porque se corre el peligro de que terminen en anuncios sin particularidades”, destacó.

El jefe de la UIA reiteró su análisis de una Argentina “sin cambios drásticos en medidas económicas sino institucionales”, y se entusiasmó con “mejores instituciones, mejores representadas, más justicia”. “No va a haber devaluación a pesar de que el dólar esté atrasado. Me da la impresión que se buscará fortalecer instituciones. Lo que mucha gente está pidiendo, como el sistema electoral”, le dijo a este diario.

Por su parte, Gabbi destacó la importancia de que “el mercado ahora ve una opción de inversión en un país en el que por dos años no tiene incertidumbre política”, y dijo que “la ciudadanía argentina no se suicida”. “Apuntó al camino a un país normal y creo que vamos a eso, y los mercados reaccionan de acuerdo a eso”, enfatizó.

Weiss, jefe constructor, definió de “categórico” el triunfo del oficialismo, y destacó el “apoyo muy importante de la sociedad para que continúe en el camino trazado”. Y en ese sentido, dijo que el plafón electoral “le va a permitir el consenso con gobernadores, sindicatos y demás actores para empezar a producir los cambios que se deben dar en la macroeconomía, vinculados a bajar el déficit, los acuerdos de productividad y otros temas en agenda”.

Por su parte, Grinman de la CAC admitió que “el resultado de las elecciones genera una expectativa positiva en el empresariado nacional”, que se contrapone con “el modelo del gobierno anterior que no era pro negocios”. “Las medidas que nosotros como empresarios estamos esperando son fundamentalmente la reducción del gasto público para poder, en algún momento, tener costos argentinos que nos permitan ser competitivos”, afirmó.

Las pymes pidieron ser parte del pacto y que se acelere el tratamiento en el Congreso

Entidades pymes reclamaron ser parte del llamado al diálogo que anunció el presidente Mauricio Macri y alentaron la aceleración de las reformas legislativas que le devuelvan competitividad a las empresas argentinas. Mientras Cappitel pidió que “se incluya a las pymes afectadas por la política económica actual”, los metalúrgicos de CAMIMA reclamaron a los legisladores estar “dispuestos al diálogo necesario para avanzar en esas cuestiones pendientes”.

El presidente Cappitel, Eugenio Hadges, pidió: “que los legisladores actuales y los que asuman en diciembre próximo se comprometan en debatir y tratar proyectos que realmente benefi cien a la actividad productiva y que permitan modifi car la situación crítica de la industria”.

En tanto, el titular de CAMIMA, José Luis Ammaturo, se mostró confi ado en que tras las elecciones comiencen a debatirse “reformas que permitan mejorar la competitividad de la industria” y pidió a los legisladores que estén “dispuestos al diálogo”.

“Confiamos en que el Gobierno cumplirá con la convocatoria al diálogo que realizó hoy el presidente Mauricio Macri, para avanzar en las reformas pendientes que permitan a la industria mejorar la competitividad y estar a la altura de los nuevos desafíos y pedimos a los legisladores que no pongan palos en la rueda y se sienten a debatir dejando de lado intereses partidarios”, afirmó Ammaturo.

Coment� la nota