"Baragiola es parte de los últimos 20 años de la política y poco le cambió la realidad a los vecinos"

El precandidato a concejal celebró su triunfo en la interna. "Nos posicionamos como la segunda fuerza", declaró, y fustigó a la gran ganadora de las Paso.

Sensaciones ambiguas se vivieron en el concurrido búnker del precandidato a concejal por Unidad Ciudadana Mar del Plata-Batán, Marcos Gutiérrez. Por un lado, la cómoda victoria en la interna con Aldo Albarracín causó felicidad, aunque la ventaja que sacó Vilma Baragiola para muchos fue impensada. A la vez, la tendencia negativa de Cristina Fernández de Kirchner respecto a Esteban Bullrich mutó completamente los ánimos que se vivían antes de las nueve de la noche, cuando surgieron las primeras cifras oficiales.

En el salón de actos ubicado en el segundo piso del Hotel "10 de septiembre" del barrio de La Perla los integrantes de Unidad Ciudadana arribaron a las 18 para esperar el escrutinio. Tres televisores de 42 pulgadas se dividieron entre los canales locales y C5N. Un grupo de whatsapp en común adonde los fiscales enviaban las planillas de cada mesa sirvió como primer termómetro a los números luego conocidos. De fondo, la música generalmente de rock nacional, con el tema insignia de la campaña de CFK, "Juguetes perdidos" de Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota pero también canciones del Flaco Spinetta, Charly García, y hasta Gilda. Y para apaciguar la larga espera, un catering que incluyó pizzetas, sandwichs de miga y gaseosas (de la contra de Pepsico). 

Desde temprano en el lugar acompañó a Marcos Gutiérrez la diputada nacional Fernanda Raverta, además de los precandidatos Virginia Sívori, Daniel Rodríguez y demás integrantes de la lista. 

A la mañana, el partido liderado por Cristina Fernández se incomodó por el faltante de boletas propias en algunas urnas del partido, que se sumaron a la ausencia de autoridades en muchas mesas. Entre 1600 y 2000 fiscales se movieron para solucionar el inconveniente rápidamente.

A las 21, se produjo un semicírculo concurrido alrededor de uno de los televisores led, con total expectativa por conocer los primeros resultados oficiales. Mientras el periodista Roberto Navarro en C5N se preguntaba si Cambiemos celebraba que "2 de cada 3 personas hayan votado en contra de su gestión", y las imágenes llegaban desde el estadio de Arsenal -búnker de CFK-, los presentes aplaudieron con efusividad. Sin embargo, la esperanza mutó a la decepción inicial con el primer escrutinio que daba a Bullrich encima de Cristina, 36 % a 31 %. "Todavía falta mucho...", decían por lo bajo.

"Muchos vecinos se acercaron a votar, y faltan otros tantos más. Hay un 29 % que todavía hay que ir a convocar a que hagan uso de su derecho. Con los primeros datos, nos consolidamos como una segunda fuerza.Pudimos dar batalla en unas Paso, y preliminarmente triunfamos en nuestra interna. Esto sintetiza un tiempo nuevo para Unidad Ciudadana", sostuvo Marcos Gutiérrez a 0223.

El precandidato a concejal de 40 años fue duro con Vilma Baragiola, amplia vencedora: "Representa parte de los últimos 20 años de la política del partido de General Pueyrredón, es muy conocida. Salvo en los 8 años que fue gobierno Acción Marplatense, en 12 fue gobierno, y muy poco le cambió la realidad a los vecinos de Mar del Plata y Batán". Y continuó: "En Vilma Baragiola hay una representación de la vieja política. Y nosotros queremos ser parte de una nueva construcción, y a eso nos abocaremos en los últimos dos meses".

Pero Gutiérrez tampoco se olvidó del intendente Carlos Arroyo: "Podríamos caer en la tentación de decir que es el único intendente en la historia de General Pueyrredon que tiene 30 secretarios de estado municipales que le renunciaron o tuvo que echar. Pero creo que lo central tiene que ver con que tanto Arroyo como Vilma son parte de una tradición, y fue puesto como un mojón en la política local y su gestión es de las peores de la historia. Estemos atentos, le pido a los vecinos, a no tener un nuevo mojón que se llame Vilma Baragiola y que tenga la misma síntesis, no gestión y nula capacidad de gobernar o generar una acción en el ámbito del Concejo Deliberante". 

Pasadas las diez de la noche, el búnker de Unidad Ciudadana de la calle 3 de Febrero estaba colmado, con los fiscales que retornaron, y los militantes de Descamisados y La Cámpora, entre otras agrupaciones, que dieron el presente para apoyar a su sector. Uno de los jóvenes que fiscalizaron la elección, decepcionado, manifestó: "Debemos replantearnos casi todo. No puede ser que Cambiemos haya ganado por el doble a nivel nacional en el barrio del ex Matadero".

Gutiérrez cerró con el camino que su partido tomará de aquí a octubre, con un mensaje que sonó a autocrítica: "Venimos de 30 días apenas de campaña, y quedan dos meses más. ¿Sintetizamos un mensaje? Sí. ¿Pudimos interpelar y alcanzar a toda la sociedad en la provincia de Buenos Aires? No. Eso hay que construir en el tiempo que viene. Cualquier triunfo de Cambiemos es muy simplista por estas horas. Tenemos que causar más encuentros con diálogo sincero y priorizar una agenda de nuestros vecinos y vecinas de los próximos años legistlativos". 

Comentá la nota