Aumenta un treinta por ciento la tarifa de los taxis en dos tandas

Dueños de licencias de taxis y choferes no quedaron conformes y advirtieron que con el incremento no se cubren los costos. Se postergó el debate sobre el boleto.

La semana que viene, la tarifa de taxis subirá un 20 por ciento. Y el 1º de noviembre aumentará un 10 por ciento adicional. Así lo aprobó ayer el Concejo en una ajustada definición que fue avalada por 14 votos contra 10 negativos. Los taxistas advirtieron que el incremento sancionado no alcanza a cubrir los costos del sistema, ya que el desfasaje reconocido por el propio municipio era del 41 por ciento. Y en días se realizará la paritaria salarial del sector. La discusión sobre el boleto urbano se postergó hasta la última semana de julio, ya que desde hoy los ediles estarán 15 días de vacaciones.

En la última sesión previa al receso, el Concejo sancionó el nuevo cuadro tarifario de taxis. El tema llegó a la tarde al recinto tras una reunión exprés de la comisión de Servicios Públicos, que se reunió a la mañana y emitió el despacho..

El interbloque del Frente Progresista logró sumar a sus diez bancas el apoyo de cuatro opositores: los justicialistas Osvaldo Miatello y Carlos Cossia, además de Héctor Cavallero y Lorena Giménez (PPS).

En contra votaron los concejales del PRO (Rodrigo López Molina, Alejandro Rosselló, Carlos Cardozo, Ana Martínez y Julia Bonifacio), sus aliados Jorge Boasso y Diego Giuliano. También los kirchneristas Norma López y Roberto Sukerman, además de Fernanda Gigliani.

A través de Carlos Comi (ARI), el oficialismo defendió el incremento por el alza de costos. "A nadie le gusta aprobar un ajuste en la tarifas, pero vivimos en la Argentina, la inflación real ronda el 30 por ciento y afecta no sólo la vida de los argentinos sino también la economía de las empresas, de los titulares de taxis. Es difícil salir de esta situación", expresó.

Desde la oposición, los concejales del PRO rechazaron el incremento porque el servicio "sigue siendo deficitario" y dijeron que "el único camino no puede ser un aumento de tarifa porque así dejamos de rehenes a todos los rosarinos".

"Hoy en día, difícilmente uno encuentre un taxi sobre todo en los barrios más alejados, como también es difícil encontrarlos los días que llueve o los domingos por la noche", agregaron.

Y luego recordaron que el Ejecutivo no exige el cumplimiento de medidas en materia de seguridad ya aprobadas "como el pago con tarjeta, el vidrio blindado, la cámara fotográfica automática en el interior y el micrófono ambiental que ayudarían a prevenir situaciones de inseguridad".

El texto sancionado ayer establece que el primer ajuste (20 por ciento) entrará en vigencia una vez que la intendenta Mónica Fein promulgue el decreto, medida que se aplicará entre mañana y el lunes. Para cobrar la nueva tarifa todos los taxistas deberán cambiar los valores de sus odómetros.

Luego, el 1º de noviembre, se aplicará una nueva suba del 10 por ciento, completando un 30 por ciento de ajuste para todo 2015. El debate sobre al aumento de la tarifa de los colectivos se postergó hasta fin de mes, cuando los ediles vuelvan del receso invernal.

Titulares de licencias y peones salieron a cuestionar el incremento sancionado. Mario Cesca, de la Asociación de Titulares de Taxis Independientes (Atti) recordó que el estudio de costos del Ente de la Movilidad había arrojado un 41 por ciento de desfasaje.

"No entendemos para que se hacen estudios de costos con los investigadores de la Universidad si después no se respetan y se termina arreglando un valor político", se quejó.

Cesca reiteró que el sector esperaba "alguna compensación, que podría ser una rebaja del impuesto a los Ingresos Brutos, o de los aportes patronales, para no hablar de subsidios directos".

Desde el Sindicato de Peones, Horacio Boix,advirtió que en los próximos días habrá paritarias en el sector y el aumento aprobado "no lo tiene en cuenta. El acuerdo salarial seguro será entre el 27 y 30 por ciento, como la mayoría de los gremios y el 10 por ciento de ajuste tarifario de noviembre va a quedar corto".

Otro taxista con alcoholemia positiva

Inspectores municipales detectaron a un taxista que conducía alcoholizado en el centro de la ciudad. Al chofer  se le caucionó la chapa y se le retuvo la licencia de conducir. Como ya contaba con un antecedente de alcoholemia positiva, podrían retirarle la licencia de por vida.

  El secretario de Control y Convivencia Ciudadana, Pablo Seghezzo, precisó que el infractor conducía un Chevrolet Corsa ayer a las 8.14, en la intersección de Oroño y 3 de Febrero. Fue identificado a través de una denuncia de una usuaria al 147.

  “Ante la denuncia radicada, los inspectores interceptaron al taxi y se le practicó al conductor un test que arrojó 0,46 gramos por litro de sangre, cuando debido a que presta un servicio público no está permitido que ingiera nada de alcohol”, explicó Seghezzo. Luego se procedió a la caución de la chapa y se le retuvo la  licencia de conducir.

  Este chofer ya fue inhabilitado por conducir intoxicado en 2012. Por entonces no pudo prestar servicios entre el 26 de diciembre de ese año y el 25 de enero de 2013 como medida sancionatoria. Ante esta situación de reincidencia, podrían retirarle para siempre su permiso como taxista.

  Ahora, intervienen en el caso el Tribunal de Faltas y la Secretaría de Servicios Públicos que deberán determinar la sanción correspondiente.

  En lo que va del año, más de una docena de choferes de taxis fueron hallados alcoholizados al volante.

Coment� la nota