Arde PJ: operativo para bajar a Espinoza y cumbre anti K en CGT

Arde PJ: operativo para bajar a Espinoza y cumbre anti K en CGT

Tientan a Magario para que acepte la secretaría general del partido y sellar así lista de unidad. Ahora Francisco se aleja de Cristina en la interna peronista. Fuego cruzado y riesgo de impugnaciones.

Los grupos de Whatsapp de los intendentes peronistas de la provincia de Buenos Aires ardieron este fin de semana largo. Gustavo Menéndez (Merlo) y Fernando Gray (Esteban Echeverría) encolumnaron a toda la dirigencia del PJ bonaerense con territorialidad en contra de la reelección del matancero Fernando Espinoza. El operativo, que tiene a la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, como única interlocutora, apunta ahora a que Espinoza baje su lista antes de mañana a la noche cuando quedarán proclamadas las formaciones que irán a internas el 17 de diciembre. Para eso, Menéndez, Gray, Martín Insaurralde, Alberto Descalzo (Ituzaingo) y Julio Pereyra (Florencio Varela), entre otros, dejaron vacante la secretaría general del partido. Ese cargo sería el premio consuelo que recibiría Magario -a Espinoza directamente lo excluyen del nuevo diseño partidario- si convence a su jefe político de bajarse.

El cierre de listas para renovar la conducción del PJ bonaerese se realizó recién en la madrugada del viernes. A la 1.45 am, después de una cumbre en las oficinas porteñas de Pereyra en la calle Bolívar, Menéndez y Espinoza llegaron a la sede capitalina en la calle Matheu. A las 3:01 am anotaron candidatos para todas las secciones y presentaron los avales ante escribano público y cuatro representantes de la junta electoral. Según el acuerdo alcanzado por los jefes comunales, Menéndez presidiría el partido en 2019 con Gray como jefe del Congreso PJ. Ya en 2020, los cargos se alternarían. Gray presidente del PJ y Menéndez a cargo del Congreso partidario. A esa hora, y con los plazos cumplidos, Espinoza aún no había inscripto ninguna candidatura alternativa. El libro de entradas del PJ bonaerense se esfumó entre las 3.30 y las 4.45 de la madrugada del viernes cuando apareció ya con la lista de Espinoza inscripta.

El armado Menéndez-Gray logró el apoyo de todos los intendentes con la excepción de Walter Festa (Moreno) que quedó sólo con Espinoza y de Jorge Ferraresi (Avellaneda) que postuló en abstracto a Jorge Taiana, quien estaba de viaje en Europa. El ex alcalde de La Matanza quedó entonces con el apoyo residual del kirchnerismo a pesar de que la dirigencia de La Cámpora también coló cargos marginales en la lista "renovadora" de Menéndez y Gray. La Confederación General del Trabajo (CGT) también terminó jugando contra Espinoza. El apoyo de la central obrera a los "renovadores" se cristalizó el sábado en un festejo por el Día de la Militancia donde 

Menéndez recibió el apoyo de Hugo, Pablo y el masista en transición, Facundo Moyano. El canillita Omar Plaini y la Azul y Blanca de Luis Barrionuevo también se inclinó por un nuevo PJ sin reminiscencias kirchneristas en su conducción. En Merlo también apoyaron a Menéndez otros intendentes como Francisco Echarren (Castelli), Alberto Descalzo (Ituzaingó), Santiago Maggiotti (Navarro) y Leonardo Nardini (Malvinas Argentinas). En Merlo, tras bambalinas, también estuvo presente el enviado papal, Gustavo Vera, quien se abrazó con Menéndez en el primer gesto vaticano en la interna peronista de la provincia de Buenos Aires. 

Esta semana la cúpula sindical recibirá a Menéndez y Gray en el sede de la centra obrera sobre la calle Azopardo donde planean colocar una figura del en homenaje al sindicalista asesinado José Ignacio Rucci en el tanque de agua del edificio que mira a Puerto Madero. Será el regreso formal de los Moyano al PJ bonaerense después de la renuncia de Hugo a la presidencia del partido en 2011 enfrentado a Cristina de Kirchner por el reclamo de fondos de las obras sociales.

A Espinoza le facturan no sólo la derrota del peronismo en la provincia de Buenos Aires ante María Eugenia Vidal, sino también haber dejado el partido a la deriva, por orden de Cristina de Kirchner, para aislar a Florencio Randazzo en la interna por la candidatura para el Senado de la Nación. El matancero sigue predicando kirchnerismo explícito mientras los intendentes del PJ desfilan para fotografiarse junto a María Eugenia Vidal. La semana pasada fue Insaurralde y mañana el randazzista fugaz Gabriel Katopodis recibirá a la gobernadora en San Martín. 

En medio del frenesí de negociaciones comenzó a enturbiarse la interna. Los intendentes "renovadores" aseguran que, pese a la primacía territorial y poblacional de La Matanza, ya tiene los votos para ganar la interna del 17 D. "Con Esteban Echeverría, Merlo y Almirante Brown compensamos los votos de Matanza. Y con el resto de los distritos nos quedamos con el partido", advierten. El riegos ahora son las impugnaciones cruzadas. Espinoza es diputado nacional electo por Unidad Ciudadana, una fuerza distinta al PJ. A Menéndez le reprochan haber militado en el Frente Renovador, Si se judicializa la interna, el PJ quedaría expuesto a un pedido de intervención judicial empujado por Eduardo Duhalde y con aval tácito de la Casa Rosada.

Comentá la nota