El PJ acumula créditos para obras en Chaco pero se opone en Corrientes

Capitanich logró permiso para pedir créditos por más de 2.000 millones de pesos en los últimos cuatro años. La pasada semana sumó un pedido por $125 millones para optimizar el transporte de carga ante las expectativas de crecimiento agrícola. El Taragüí espera.
“Más de 4.900 millones de pesos de inversión con aportes nacionales y de la Provincia”, dice una propaganda en Chaco, lo que habla a las claras de la cantidad de remesas especiales que recibió Jorge Capitanich por su cercanía con la Administración nacional. Sin embargo, ese Gobernador decidió hace pocos días sumar, a los que ya tiene aprobados, un pedido de autorización para un crédito de 125 millones de pesos para optimizar los servicios de transporte de carga ante las expectativas de crecimiento de la producción agropecuaria.

Sus compañeros de militancia justicialista, de este lado del Puente General Belgrano, se oponen a rajatablas a autorizar un empréstito por 750 millones para inversión en en infraestructura, otros 300 millones de pesos en emisión de Letras del Tesoro, tal como lo hicieron con el pedido de endeudamiento que el radical Ricardo Colombi incluyera en el proyecto de presupuesto de 2012.

Desde que asumió la gestión en 2007, Capitanich logró autorizaciones para créditos por 1.600 millones de pesos para financiar un acueducto, 350 millones de pesos, hace dos meses, para financiar a productores y municipios afectados por la sequía y tiene permiso para emitir Letras del Tesoro por 225 millones al año; de las que hasta mayo ya emitió más 190 millones. Lo que indica que el justicialismo chaqueño no le teme al endeudamiento. Un detalle no menor es que el bloque radical acompaña con su voto estos proyectos, porque se trata de inversión que de alguna manera llega a todos los chaqueños.

Otro detalle importante, entre 2007 y 2011, Chaco fue la jurisdicción del NEA que más fondos nacionales en obras públicas recibió, para pavimento social, construcción de rutas, viviendas y otras inversiones para los sectores productivos.

Cabe aclarar que el volumen de la deuda chaqueña es similar al de la correntina y ambas provincias accedieron al Programa de Desendeudamiento lo que permite acceso a nuevos créditos.

Bicicleta parlamentaria

Mientras en Chaco el Ejecutivo obtiene autorización, en Corrientes la situación es contraria. La presencia de varias agrupaciones políticas hace que el peso relativo del bloque justicialista en la Cámara de Diputados sea determinante a la hora de aprobar proyectos que necesitan mayorías especiales como las autorizaciones de toma de créditos.

El Ejecutivo correntino tiene por estos días un duro test en la Cámara baja, con el crédito de 10 millones de dólares para gestión municipal. Pese a ser un programa que cuenta con acuerdo del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, en Corrientes el FPV hace todo lo posible para que no se obtenga. En esta pelea no está exenta la disputa por cargos, honores e internas en los partidos aliados al radicalismo. Una aclaración, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner firmó, hace días, un crédito con China de $11.430 millones para reactivar el ferrocarril Belgrano Cargas.

Comentá la nota