Acribillan a un hombre en presunto ajuste de cuentas en la Capital

Sin detenidos ni sospechosos. La víctima, de 35 años, tenía antecedentes. Uno de los siete disparos le atravesó una arteria de la pierna y murió desangrado. Para algunos investigadores, el hecho podría haber sido una advertencia que salió mal.

El asesinato, sin precedentes en la ciudad por la alevosía con la que actuaron los autores, ocurrió ayer por la madrugada en el norte de la Capital. Hasta el momento no hay detenidos en relación con el caso. La hipótesis más fuerte es la de un posible ajuste de cuentas, donde los investigadores trabajan en dos líneas posibles: una relacionada con el robo de motos, y la otra con el tema drogas. Ayer por la mañana, concluida la autopsia, la Justicia entregó el cuerpo a los familiares.

El homicidio fue como de película. Después de la 1.00, Miguel Angel Apaza cerró una pollería de su propiedad ubicada en avenida ex Pista de Choya y abordó su automóvil marca Fiat Palio para dirigirse con sentido a los semáforos de Maipú Norte. Apenas abordó el rodado, desconocidos comenzaron a dispararle -presuntamente desde motocicletas-. Ante el ataque, Apaza llegó hasta dicha intersección de los semáforos para girar en “U” y retornar por el carril contrario transitando aproximadamente 150 metros con sentido norte. En ese momento perdió el control del rodado y se subió literalmente a la platabanda donde detuvo la marcha al impactar contra un poste del alumbrado público.

Un llamado alertó a la policía sobre el hecho, al que arribó en principio presumiendo que se trataba de un siniestro vial. Sin embargo, al aproximarse al vehículo, los efectivos advirtieron las marcas de varios disparos de armas de fuego en la carrocería, que habían destruido por completo la luneta y los vidrios de las ventanillas laterales posteriores. En tanto que el conductor permanecía ensangrentado y aparentemente agonizando, por lo que de inmediato se convocó una ambulancia, aunque murió antes de llegar al hospital. Según lo informado, Apaza habría recibido al menos cuatro impactos de bala, uno de ellos en su pierna, proyectil que le atravesó una arteria provocándole la muerte al desangrarse. Seguidamente, el cuerpo fue trasladado a la morgue para la autopsia.

En el escenario del violento homicidio se hizo presente el fiscal Juan Pablo Morales para ponerse al frente de la investigación junto con personal de la División Homicidios de la Policía, quienes al inspeccionar la escena, advirtieron la presencia de al menos dos tipos de proyectiles y no se encontró en poder de la víctima ningún tipo de arma.

Hasta el cierre de esta edición, el fiscal aguardaba el resultado del registro de las cámaras de seguridad, y se trabaja en procura de localizar algún testigo presencial del ataque, teniendo en cuenta que el hecho ocurrió en una breve persecución que se extendió por casi dos cuadras.

Hipótesis

Robo: esta hipótesis fue descartada casi de inmediato por los investigadores, ya que en el habitáculo del automóvil de la víctima se encontró una importante suma de dinero.Ajuste de cuentas: la víctima cuenta con antecedentes policiales y judiciales y, aunque se desconoce el móvil, los investigadores trabajan sobre dos posibles líneas que tendrían relación con el robo de motos y con la droga.Sicario: los investigadores analizaban las cámaras de seguridad del minihospital de la zona norte, en procura de divisar a los autores del ataque, sobre quienes se deduce, en principio, que se movilizaban en motos y dispararon de un arma 9 milímetros y otra de grueso calibre. 

Al hombre asesinado no se le encontró ningún arma, por lo que descartan que se haya defendido. Los atacantes emplearon pistolas de distintos calibres, según los casquillos hallados.

Comentá la nota